jueves, 18 de diciembre de 2014

OjaLa...

Una noche helada de esas pocas que nos han tocado este año, intuyo que por el calentamiento global al que nadie quiere hacer caso, igual estaba yo ahi afuera platicando con mi amigo en turno, le daba las gracias con un fuerte abrazo por una bonita bufanda que me habia obsequiado, diciendole que bien que sabe que es uno de mis accesorios favoritos cuando derrepente aparece el Macho. se me queda viendo como preguntando -que demonios haces colgada de los brazos de ese tipo, que por cierto me cae muy mal-, y yo contestando con la mirada algo asi como -solo le agradezco por un obsequio y este no es el que te cae tan mal-.
Se me acerca y me dice que tenemos que hablar de algo importante por lo que tengo que despedir a mi amigo y acompañar al macho al interior de la casa.
Ya estando adentro comienza a explicar el monton de cosas, problemas y situaciones por las que ha tomado las desiciones de estas ultimas semanas, un poco de esto, un poco de lo otro, mas de no se que, pero, y menciona varias veces en el discuros -parece que todo va por buen camino, yo creo que si podremos librar esta adversidad-. Yo estoy sentada frente a el, tratando de entender todo lo que dice, no hablo, porque si lo hago invariablemente y como siempre pasa me pondre a llorar, y ya estoy arta de que las emociones me ganen, asi que solo lo observo, escucho y asiento con la cabeza cuando creo que es necesario para que el se de cuenta de que sigo la conversacion, aunque es un hecho que yo no tengo nada que decir, se me han ido las palabras, solo puedo pensar en ojala todo estuviera bien, ojala pudieramos bromear y reir como antes, ojala lo pudiera abrazar, ojala me quisiera besar.

Y derrepente me jala hacie el, me estrecha en sus brazos y me da un beso, largo, profundo, humedo. Y yo no puedo hacer nada, nada en absoluto, me quedo sin aire, me quedo sin fuerzas, me dejo de mi, me voy hacia el y rodeo su cuello con mis brazos, y siento su aspalda, y me fundo de nuevo en su cuerpo. Aah su cuerpo, como lo extrañaba, como lo necesitaba a todo el. No pienso, no quiero pensar, solo quiero sentir, he estado trabajando en eso todo este tiempo, en sentimientos, en sentir, en ser conciente al sentir, sin pensar solo dejarme llevar y estoy aprendiendo bien, hacia mucho tiempo que no sentia de esta manera, creo que esta pudiera ser mi ceremonia de graduacion. Me siento magnifica.

Luego suena el despertador, doy un salto y abro los ojos, son las 5 de la mañana, tengo que dejar mi cama tibia y darme un baño de agua helada si quiero despertar.

3 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

Ojalá no hubiera sido un sueño.

Ester dijo...

Cambia de sueños, ese no te sienta bien. Un abrazo

Cristian Macias dijo...

los sueños nos llegan a traicionar, aunque sinceramente te diré la que yo aplico... Disfruta tus sueños...

El arte de mi querida jolli

El arte de mi querida jolli
muchias graxias por el regalito